Tucanes


El tucán, un ave increíble

Las aves exóticas han encontrado un hueco en muchos hogares y parece que se sienten muy cómodas. Las especies más solicitadas son los loros y los periquitos. No obstante, un nuevo inquilino está haciéndose sitio. Se trata del tucán, una especie cuyos ejemplares destacan sobre todo por la magnificencia de su pico, comprimido lateralmente y en forma de canoa.

Estos pájaros, que suelen medir entre 30 y 60 centímetros de longitud, pertenecen a una familia de aves llamada Ramphastidae, una especie fácilmente reconocible pero que no se conoce con amplitud. Uno de los problemas que presenta es su propia perpetuidad: su índice de natalidad es bajo puesto que solamente ponen un huevo anualmente. Gracias a la cautividad y su desarrollo en zoológicos se está aumentando su esperanza de vida hasta una década.
Otros rasgos que le caracterizan son, por ejemplo, su plumaje, de suavidad extrema y dominado por un color negro muy brillante, si bien, en las hembras, esta intensidad se atenúa. Acostumbradas a pasear por los árboles, sus patas son cortas pero muy fuertes para facilitarles la sujección a las ramas. Sus alas también son pequeñas y su cola es larga y de estremos redondeados.

Un pájaro exótico en casa

El hábitat natural del tucán está en las selvas y bosques tropicales, si bien su adaptación al entorno doméstico está siendo llevada a cabo con éxito. Si tenemos pensado adquirir un tucán, deberemos construir una jaula o aviario adecuado a sus dimensiones y acorde a sus necesidades.

Los tucanes están acostumbrados a un hábitat determinado y por eso es importante que si decidimos criar una de estas mascotas en nuestra casa, compremos una pajarera de dimensiones suficientes como para mantener a nuestro tucan cómodamente instalado en ella. La jaula que ha de darle la bienvenida al nuevo inquilino debe ser fuerte para resitir la afición de este ave por afilar su pico, además esta es una especie muy acostumbrados a trepar por las ramas. El nuevo hogar de nuestra mascota deberá estar bien cubierto y con un refugio resguardado para que la futura descendencia de nuestro tucan este bien protegido.

Teniendo en cuenta que la variedad de especies ronda las 42 diferentes, es mejor elegir un tucán pequeño al principio, como por ejemplo el aracarí verde. Estas especies se dividen en seis grandes grupos que son Andígena, Aulacorhynchus, Baillonius, Pteroglussus, Ramphastos y Selenidera. A la hora de diferenciar las especies encontramos que todas poseen características variadas y propias en cuanto al color de su plumaje o la longitud de su pico que las hacen especiales.